El agua es uno de los principales pilares de la existencia, es un elemento necesario para todos y cada uno de los seres que hacen vida en el planeta tierra. Este maravilloso líquido compone como mínimo el 70% del cuerpo humano, haciendo sentir su importancia para el buen funcionamiento de cada uno de los órganos y sistemas que lo componen, así que, el alcance del valor que tiene el agua para la salud de la piel y del cabello, no es un aspecto que debe tomarse a la ligera, aún menos, sorprender.

Principalmente, el agua es conocida por ser el perfecto hidratante, sirviendo como una capa protectora para todo el organismo, además de ser un lubricante natural. Sin embargo, también, es considerada útil para contribuir en el proceso de absorción de nutrientes, regular la temperatura corporal y ayudar en el proceso de eliminación de aquellas toxinas que se pueden encontrar en el organismo.

Bebiendo agua para una piel y cabello saludable

Estos, son solo algunos de los beneficios que el agua brinda al cuerpo, siendo esta una de las razones por la cual se le considera uno de los mejores y más importantes aliados para la belleza y la estética; sobre todo cuando se habla del cabello y de la piel.

Beneficios que tiene el agua para la salud de la piel y del cabello

Se considera que el agua para la salud de la piel y del cabello es una de las piezas más importantes. Primeramente, debido a que su consumo la hace capaz de reducir los efectos que el sol puede provocar en los niveles de hidratación, los cuales se presentan naturalmente, a pesar de la utilización de protectores y cremas solares.

Por ello, es vital buscar la manera de reestablecerlos y así, evitar la aparición de arrugas, marcas en la piel o resequedad, lo que podría también provocar insolaciones o problemas de mayor gravedad.

Junto a la protección, como comentamos anteriormente, el agua ayuda a la absorción de nutrientes especiales que favorecen en la lucha contra las arrugas y las manchas en la piel, siendo considerada un aliado para el retraso de los peores signos de la edad.

Esto se debe, a que se entiende que el agua favorece al aumento de la elasticidad de la piel, siendo considerado por muchos como uno de los mejores tratamientos contra las arrugas, suponiéndose más importante, que costosas cremas hidratantes que se pueden conseguir en el mercado.

El agua es considerada especial para el cuidado de la piel, gracias a su capacidad de eliminar toxinas que pueden provocar padecimientos como el acné, lo que se une a su poder de hidratar por completo la piel, para lidiar con problemas como la psoriasis e incluso los eczemas.

A nivel externo, la importancia del agua no disminuye, esto se debe a que baños breves de agua fría o helada, puede no solamente disminuir los niveles de tensión o de nervios los cuales pueden provocar salpullidos, sino también se considera que puede ser útil contra la aparición de acné, rojeces en la piel o hinchazón. En el caso del agua caliente, esta se recomienda para tonificar y para la apertura de los poros

En el caso del cabello, se debe tener en cuenta que debido a la riqueza de nutrientes que el agua posee y que ayuda a absorber, esta favorece a la profunda hidratación del cuero cabelludo, sobre todo, si su lavado se hace con agua fría. En estos casos, el agua a menores temperaturas, hacen del cabello, una cortina más sedosa y fuerte, logrando ser útil para la lucha contra el efecto caída.

Este líquido también es considerado un aliado para la salud del cuero cabelludo por otras razones, como por ejemplo, su capacidad de estimular el crecimiento del cabello. Esto se debe, a que la única manera apropiada de que el cabello pueda disfrutar de los beneficios del agua, es si los folículos y las raíces se encargan de ello.

Las raíces son quienes desesperadamente absorben el agua para evitar la deshidratación, la cual, desnutre y debilita al cabello de una forma que puede llegar a cambiar drásticamente el proceso de crecimiento de este y ralentizarlo, hasta niveles dramáticos. Esto ocurre, ya que, ellas son las que se encargan de enviar mensajes al organismo, al ser fotosensibles. Por si fuera poco, se considera que lavarse el cuero cabelludo con abundante agua, se es capaz de lidiar con males como la caspa y la dermatitis.

La importancia que tiene el agua para la salud de la piel y del cabello no debe pasar desapercibido, este líquido es capaz de mejorar y prevenir algunos de los más graves padecimientos que pueden afectar negativamente nuestra estética y nuestra confianza. Es vital, darle el puesto que merece, como herramienta para la vida y para la salud.