Mantener las uñas limpias, sanas, fuertes y bien arregladas es un aspecto que siempre se debe tener en cuenta. Esto se debe, no solamente a que estas se pueden considerar como una carta de presentación, ya que, son un espejo de los hábitos de cualquier persona, sino que también se les puede llegar a considerar una herramienta útil para el diagnóstico de ciertos padecimientos. El mantenimiento de la salud y cuidado de las uñas, es sumamente relevante el día de hoy.

Como ya sabemos, las uñas son esas duras láminas que se forman en la parte superior de los dedos, con el fin de proteger sus yemas, encontrándose tanto en los dedos de las manos como en los dedos de los pies. Éstas, están constituidas por células muertas y por queratina, elementos que se encargan de no solamente su aparición y su crecimiento, sino también, su endurecimiento.

Cuidado de las uñas con nuestra manicura

Como se explicó anteriormente, el cuidado y la salud de las uñas, pueden revelar íntimas características sobre una persona, como su interés por los detalles y la importancia que le presta a ciertos aspectos de su salud, como la higiene personal. Además, estudiosos en el área han demostrado que las uñas son un reflejo del organismo, pudiendo ser útil para el conocimiento de ciertos aspectos alimenticios.

Cuidado y la salud de las Uñas

El mantenimiento de la salud de las uñas, siempre debe tenerse en mente, ya sea en el cuidado que se le puede ofrecer diariamente, sin muchas complicaciones, o aquel que solamente ofrecen los profesionales en la materia, quienes aparte de cuidados y tratamientos especiales, permiten embellecerlas y estilizarlas.

Es por ello, que se pueden nombrar una serie de aspectos que deben considerarse, para evitar la aparición de hongos, decoloraciones, encarnaciones e incluso, infecciones.

Por un lado, se recomienda mantener la higiene y la limpieza de las manos y de las uñas, con el fin de eliminar aquellas bacterias que naturalmente se pueden alojar en ellas, evitando la aparición de hongos. A esto, se le suma las recomendaciones sobre el corte apropiado, sobresaliendo el uso de tijeras y la evasión de la formación de zonas puntiagudas, las cuales le facilitan la estadía a las bacterias.

Además se recomienda remover por completo el esmalte de uñas, así se puede evitar la presencia de las manchas amarillentas o rojizas, las cuales pueden aparecer ante una reacción de un quita-esmalte o al tipo de pintura utilizada.

Padecimientos Identificables por medio de las Uñas

Cuando se habla de tener presente el cuidado y la salud de las uñas la atención se debe centrar en la superficie de estas, desde su textura y grosor, hasta su color. Es por ello, que, si se toman en consideración los aspectos anteriormente mencionados y se reciben manicuras con relativa frecuencia, se pueden desechar ciertas ideas que se pueden relacionar con ciertos padecimientos.

Esto se debe, a que las uñas se consideran informantes de la salud de ciertos órganos, como el páncreas, y los pulmones, o de glándulas, como la tiroides, siendo así, útiles para identificar problemas como:

  • Anemia, la insuficiencia de oxígeno en el organismo, que en la mayoría de las ocasiones se origina debido a la falta de hierro en la sangre. Esta se puede presentar con uñas quebradizas y secas, no obstante, estos síntomas también pueden demostrar problemas en la tiroides.
  • Problemas renales y hepáticos, cuando las uñas se observan blanquecinas, presentando una decoloración constante, la primera opción es la existencia de algún problema relacionado al riñón y al páncreas, en la mayoría de los casos se habla de alguna insuficiencia.
  • Uno de los principales síntomas que se toman en cuenta para la consideración de la existencia algún organismo bacteriano, es la aparición de un color verdoso en la superficie de las uñas.
  • Insuficiencia renal y los padecimientos pulmonares y tiroideos, se consideran presentes en las uñas amarillentas y secas. Sin embargo, estas también se pueden considerar características en las personas fumadoras o personas que padezcan de hongos.
  • Para diagnosticar algunos problemas del sistema circulatorio, respiratorio e incluso, para el cáncer, sirve prestarle atención a cualquier tipo de coloración oscura en las uñas, estas pueden ser azules, moradas e incluso negras. Este último caso, tiende a ser una de las primeras señales sobre el cáncer de piel.